jueves, 13 de diciembre de 2012

Ojos boscosos

Y cuando abrió los ojos fue como si me perdiera en la profundidad de un bosque. Como si, tumbado en el suelo, observase los rayos del sol atravesar las hojas.
Entonces sonrió, apretando sus labios rosados, y notando crecer el ritmo de mis latidos, terminé esbozando mi propia sonrisa.
Deseé que se detuviera el tiempo y los segundos se volvieron horas y nuestras miradas continuaron cruzadas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario