miércoles, 5 de enero de 2011

Corazón de plata

Bueno aquí os dejo el prólogo de una de mis historias. Espero que lo disfrutéis:

Prólogo

La profunda noche invadía el pequeño pueblo, a las afueras y entre las sombras se podía ver una pequeña granja con grandes terrenos cultivados. En el cielo no podía encontrarse ninguna estrella y ni ningún rastro de la brillante luna a causa de las nubes que, por capricho del viento, estaban colocadas sobre el pueblo.Una gélida brisa mecía los árboles que se encontraban a cada lado del camino que llegaba hasta la granja. Una vieja señora se había aventurado a andar a solas por el camino a causa de que el perro de su vecino, ocupante de la granja, la hubiese despertado al atacar a sus gallinas. Esta era la quinta vez que ocurría en una semana y no estaba dispuesta a perder todas sus gallinas por culpa de un perro loco sin cuidados. Al acercarse a la fina puerta de madera que servía como entrada, golpeó con su bastón fuertemente en ella varias veces. Como no encontraba respuesta, decidió volver a intentarlo mucho más fuerte. Al final la puerta se abrió descubriendo a un hombre alto con la musculatura justa para la labranza. Su pelo alborotado y su cara de pocos amigos revelaba que no le gustaba nada que le hubiesen despertado.
-¡¿Que quiere?!-preguntó malhumorado el señor.
-Solo vengo a decirle que si estoy aquí es porque su estúpido perro me ha despertado intentando comerse alguna de mis gallinas.-contestó la señora sin haberse inmutado por el enfado del hombre.
-Ya le dije la primera vez que mi perro no puede haber sido ya que alguna vez ha vivido con gallinas en mi granja.
-Bueno, pero por si acaso, ¿puede ser tan amable de agarrarle por las noches?
-¿Por qué tendría yo que hacer eso?, si sé que mi perro no es el que ataca a tus gallinas-contestó con un tono burlón.
-Me estás cansando, sé perfectamente que es tu perro porque le veo volver a tu granja y como te gusta ser así de impertinente, yo te maldigo. Tu hijo menor sufrirá la maldición, haré que su corazón sea de plata y eso hará que solo por la noche sea humano, mientras tanto será un lobo de cabellos plateados tan hermoso que todos querrán su pelaje para hacerse abrigos.
-Ya, ahora eres una bruja, ¿no? Anda y vete a tu casa, que no eres más que una vieja chiflada.-diciendo esto, el hombre cerró la puerta de golpe.
-Espera y verás cuando tu hijo cumpla dieciséis años, ya veremos quien es el que está loco-chilló la señora para que pudiera oírla.
Así, la viejecita siguió el camino de vuelta a su granja, ocultándose entre la densa niebla que se estaba creando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario